Coaching metafórico - Dr. Ángel Francisco Briones-Barco - ebook

Coaching metafórico ebook

Dr. Ángel Francisco Briones-Barco

0,0
26,74 zł

Opis

El significado de metáforas poderosas y símbolos para realizar un Coaching profundo y duradero.¿Te acuerdas de la última vez que leíste algo o alguien te contó una cosa que te transportó a otra situación o incluso otros mundos? ¿Cómo ocurrió? Muy probablemente, el mensaje que te dieron contenía más de una metáfora poderosa que tu subconsciente disfrutó como disfrutas ese caramelo que te gusta tanto. Recuerda esa vez en la que alguien te contó un chiste con unas imágenes exageradas que hicieron que te divirtieras como un niño que disfruta de su mejor juguete. ¿Y qué me dices de aquella vez en la que descubriste algo que fue como abrir un baúl lleno de soluciones? Este libro es como ese baúl que ahora mismo estás abriendo y que te va a ayudar a relacionarte mejor contigo mismo y con los demás, con tu subconsciente y con el de los otros. Te ayudará a descubrir el significado de 96 metáforas poderosas, utilizar los símbolos en historias que provoquen cambios, a comunicarte con tu subconsciente y tu niño interior y a realizar un Coaching más profundo y duradero…Descubre un libro que te va a ayudar a relacionarte mejor contigo mismo y con los demás, con tu subconsciente y con el de los otros.FRAGMENTOAhora viene otra dimensión de COMET llamado HISTORIAS DE IMÁGENES. Es divertido y puede revelar más detalles sobre el tema que estás tratando, aunque pueda parecer difícil al principio. Echa un vistazo a las tres cartas en la zona del pasado –es decir, a tu izquierda según miras la Tirada, lo que está DETRÁS DE TI y TU ANTIGUO ENFOQUE. Con toda la libertad que puedas, imagina una sola imagen que combine las imágenes de las tres cartas. ¿Cómo interactúan los tres elementos? ¿Dónde ves cada símbolo en relación con los demás? Descubre la imagen que el ojo de tu mente puede ver. Captura esa imagen y cualquier detalle que percibas. A continuación, dar un paso mental atrás y vuelve a mirarlo. Dentro de la imagen hay una historia, y la historia es la forma de ver el pasado de tu situación. ¿Qué te dice esa historia? ¿Qué mensaje tiene para ti? Una vez que hayas imaginado la imagen combinada, visto la historia que hay allí y la historia de las imágenes, lo que significa para ti, tu trabajo con ese grupo de cartas en particular está terminado. La esencia es que entiendas lo que te llevó a la situación de TÚ, AHORA, siempre en relación con el tema–problema–pregunta que has planteado. Entonces puedes quitar esas tres cartas del pasado de tu Tirada. Ahora, mira las tres cartas en la zona del futuro... POR DELANTE DE TI con TU NUEVO ENFOQUE. Deja que una imagen mental aparezca usando estos tres símbolos. Una vez que tienes la imagen, mira tu mensaje. ¿Qué te dice? Depende de cómo veas esas imágenes juntas, te dice algo acerca de cómo ves el futuro de tu tema o pregunta. Elige la explicación que quieras y apóyate en las imágenes y las impresiones que tienes para justificarla. Luego puedes quitar estas tres cartas de la Tirada.TESTIMONIOUn manual que te enseña de qué manera los cuentos, las historias y sus metáforas y símbolos pueden transformarte cambiando tus estados internos. Un regalo inesperado… - Miquel Bacchi EL AUTORDr. Ángel Francisco Briones-Barco es formador, terapeuta energético, máster en PNL y EFT y coach de vida personal y ejecutivo desde 2006 (uno de los primeros coaches certificados en España). Es inventor de juegos didácticos, autor de éxito internacional y referente de la Provocación en sesiones de coaching y talleres de formación, tanto empresarial como de desarrollo personal.

Ebooka przeczytasz w aplikacjach Legimi lub dowolnej aplikacji obsługującej format:

EPUB
MOBI

Liczba stron: 186




Advertencia legal:

Queremos hacer constar que este libro es de carácter meramente divulgativo, donde se exponen consejos prácticos para mejorar situaciones personales y/o profesionales. No obstante, las siguientes claves y recomendaciones no son una ciencia exacta, y la información que figura en esta obra no garantiza que se alcancen los mismos resultados que describe el autor en estas páginas, por lo que ni el autor de la obra ni la editorial Mestas Ediciones se hacen responsables de los resultados que se obtengan siguiendo este método. Consulte siempre a un profesional antes de tomar cualquier decisión. Cualquier acción que usted tome, será bajo su propia responsabilidad, eximiéndonos al autor y a la editorial de las responsabilidades derivadas del mal uso de las recomendaciones del libro.

INTRODUCCIÓN

¿Te acuerdas de la última vez en la que leíste algo o alguien te contó algo que te transportó a otra situación o incluso otros mundos? ¿Cómo ocurrió? Muy probablemente, el mensaje que te dieron contenía más de una metáfora poderosa que tu subconsciente disfrutó como disfrutas ese caramelo que te gusta tanto. O acuérdate de esa vez en la que alguien te contó un chiste con unas imágenes exageradas que hicieron que te divirtieras como un niño que disfruta de su mejor juguete. ¿Y qué me dices de aquella vez en la que descubriste algo que fue como abrir un baúl lleno de soluciones?

En todas estas frases he usado una metáfora. El transportarte de manera imaginaria, ese caramelo que quizás no has probado nunca, ese juguete que todos hemos tenido, o un baúl que todos hemos visto alguna vez son metáforas que han impactado en tu subconsciente en el preciso momento en que has leído estas líneas. Por ejemplo, la imagen del baúl inmediatamente se convierte en nuestro lado más reservado, y al mismo tiempo puede contener ese conocimiento que necesitamos para solucionar los problemas. Es una de las partes de nuestro yo más interno, pero también que impide que te puedas relacionar con otros, por todo lo que un baúl tiene de hermético.

¿Alguna vez te has sentido chantajeado por tus propios pensamientos y has hecho cosas que te habías dicho que no harías nunca? Eso se debe al poder del subconsciente y del cerebro límbico y reptiliano que todos tenemos y que rápidamente se olvida del cerebro racional y sensato. Lo interesante es que siempre se ha podido acceder a tu subconsciente para dejar mensajes que sean mucho más potentes que cualquier orden que quieras darte.

Este libro es como ese baúl que ahora mismo estás abriendo y que te va a ayudar a relacionarte mejor contigo mismo y con los demás, con tu subconsciente y con el de los otros, por todo lo provechoso que vas a encontrar en su interior.

Richard E. Cytowic dijo “la imaginación es el alma de la mente y la metáfora su principal alimento, la elaboración de metáforas es una forma imaginativa del pensar racional”. Si podemos hablar con metáforas, accedemos entonces a la racionalización de procesos de decisión, y por tanto, podemos explicar también procesos de cambio

En este libro seguiré la misma estructura que en otro de mis textos, EL GRAN JUEGO DEL COACHING, aplicando ahora imágenes diferentes y su significado metafórico a cualquier sesión de coaching. El coaching es una herramienta que hoy en día ya está ayudando a millones de personas a conseguir los objetivos que deseen.

Aunque más adelante se definirá con más detalle, podemos empezar este viaje diciendo que el coaching es un proceso de entrenamiento. El coach entrena al coachee o cliente para que pueda conseguir lo que desee a base de descubrir por sí mismo lo que necesita y lo que tiene que hacer.

En las siguientes páginas te ofrezco la oportunidad de jugar a un juego con el que puedes profundizar y trabajar incluso con el subconsciente del cliente de una sesión de coaching. Si EL JUEGO DEL COACHING se basa en el ROUTE COACHING GAME, este COACHING METAFÓRICO utiliza otro juego de cartas, COMET THE GAME, para hacer coaching. También lo creé en 2010 y aquí te ofrezco una nueva versión del mismo. Por eso, si encuentras la palabra “carta” en este texto, me refiero a la versión en baraja de cartas del mismo juego y que puedes encontrar en:

www.juegosdecoaching.com

Siguiendo los pasos explicados en las siguientes páginas, puedes hacer una sesión de coaching de una manera innovadora y diferente, para conseguir siempre nuevos resultados. Puedes hacerte coaching a ti mismo o guiar a alguien en los sencillos pasos a continuación. (Tienes más información en www.juegosdecoaching.com y en [email protected]).

COMET THE GAME es un oráculo metafórico que usa imágenes universales con un gran contenido simbólico común para todas las culturas del mundo desde hace muchos siglos. De hecho, para analizar cada símbolo, me he basado en el Diccionario de Símbolos de Juan-Eduardo Cirlot (Siruela, 18a edición, 2014).

Los procesos en los que puedes usar estos símbolos dentro de un tipo de coaching metafórico son múltiples. Lo más interesante es que tú puedes crear tu propio método. Aún así, aquí te mostraré varios procesos muy sencillos. Hay más procesos explicados en www.juegosdecoaching.com y también la posibilidad de obtener una baraja de cartas con los símbolos de este juego. Esta baraja te ofrece la posibilidad de jugar a juegos diferentes y jugar con la familia y amigos, o incluso en grupo.

Además, no importa si no conoces cómo funciona el coaching o la Programación Neurolingüística, una estrategia de la que también utilizaré elementos para profundizar en el uso de las metáforas dentro de cualquier proceso de coaching.

En la primera parte del libro, CONCEPTOS FUNDAMENTALES, desarrollaremos las nociones esenciales que vamos a usar durante todo el texto. Empezaremos definiendo brevemente lo que es el Coaching, una parte común a la usada en mi otro libro EL GRAN LIBRO DEL COACHING. En este primer apartado, daremos una idea básica y general sobre lo que es el coaching en sí y sus diferentes usos y posibilidades. Después, se hablará de lo que es una metáfora propiamente dicha, su aplicación al coaching, conformando lo que aquí bautizamos como Coaching Metafórico.

Después, en la segunda parte profundizaremos en las Siete Metáforas del Cambio, que he desarrollado adaptando la teoría de Gerald Zaltman. Y tras bucear en sus representaciones, propongo una serie de ejercicios para empezar a practicar el coaching metafórico con uno mismo o sus clientes, o bien en familia, con amigos o compañeros de trabajo. Es muy importante realizar los ejercicios antes de analizar con detalle los grupos simbólicos de cada Metáfora del Cambio y que se han unificado en el concepto y juego COMET. Este análisis se realiza en la cuarta parte del libro y requiere un estudio más cauteloso para poder analizar las respuestas obtenidas en los ejercicios anteriores. Por eso, en la última parte del libro, expongo varios ejemplos de uso comentando resultados de ejercicios de Coaching Metafórico.

He tenido innumerables experiencias muy satisfactorias trabajando con el Coaching Metafórico y también múltiples peticiones para hacer público mi trabajo, razón por la cual tienes este libro en tus manos. Puedo asegurarte que este libro te proporcionará más detalles sobre cómo se pueden usar las imágenes una vez que se esté familiarizado con el concepto en sí y a partir de entonces podrás desarrollar tu propia forma de usarlos en tu día a día, hablando con los demás o incluso contigo mismo.

Por todo ello, ya seas lector o lectora, déjame darte la más cordial bienvenida y agradecerte tu interés por esta nueva manera de hacer coaching. Espero que la lámpara que vas a encender al pasar la página te proporcione la sabiduría que necesitas para convertirte en alguien mejor y transformar el mundo como sólo tú puedes hacer.

CONCEPTOS FUNDAMENTALES

¿QUÉ ES EL COACHING?

¿Cuántas veces te has hecho o te han hecho esta pregunta? ¿Es una pregunta fácil de contesta? ¿Cómo has explicado lo que es a quien te lo ha preguntado?

El coaching, en inglés “entrenamiento”, es una metodología basada en conversaciones entre dos personas, el coach y su cliente. En ella, el coach sirve como espejo o pared que, sin juicios de valor ni opiniones, lanza preguntas al cliente para que éste, por sí sólo, encuentre las respuestas a lo que tiene que hacer para alcanzar los objetivos que desea y no tiene. En esas conversaciones el cliente descubre sus verdaderos valores y las creencias que le están impidiendo conseguir lo que desea, y también cómo modificarlas y cambiarlas para que al final logre sus objetivos y mejore a mejor.

COACHING HOY EN DÍA

Desde que el Coaching empezara en California en la década de los 80, se estima que el número de Coaches ha aumentado a casi 50.000 en todo el mundo. Es una progresión natural para muchas personas que ya participaban en asuntos de desarrollo personal, terapia y consultoría. Además muchos puestos de trabajo ahora también están incorporando el coaching como parte de sus tareas.

Aunque el Coaching está destinado a ser no directivo y está diseñado para “iluminar” a alguien a que realice y obtenga lo deseado, acompañándole en el proceso, a menos que tengas claramente definidos los límites, es muy fácil caer en el asesoramiento o la consultoría. Especialmente, si son tus experiencias laborales y tu bagaje personal.

Nuestra tendencia natural es querer ayudar y ofrecer asesoramiento y consejos. El problema es que tan pronto como lo hacemos, ya no hacemos ‘Coaching’.

Para ser un Coach efectivo, debes resistirte a ofrecer soluciones y juicios de valor comentando los problemas de los clientes y tratar de resolver sus problemas por ellos.

Con este Coaching Metafórico, puedes captar y atraer a alguien para hacer un proceso de Coaching de una forma más natural y fácil. Además, siempre vas a poder utilizar las metáforas como otro medio para comunicarte con tu subconsciente y el de los demás.

DEFINICIONES DE COACHING

La International Coach Federation (ICF), define coaching como sigue:

El coaching es una relación en curso que ayuda a los clientes a producir resultados plenos en su vida personal y profesional. A través del proceso de coaching, los clientes profundizan en su aprendizaje, mejorar su desempeño y su calidad de vida. Empezando con los deseos de los clientes, el coaching utiliza la cobertura y exploración, y un compromiso constante con el cliente para se mueva hacia adelante. El coaching acelera el progreso de los clientes al proporcionar una mayor orientación y una toma de conciencia profunda sobre la elección a hacer. El coaching se concentra en donde los clientes están hoy y lo que están dispuestos a hacer para llegar a donde quieren estar mañana.

El CIPD (Instituto De Fueros De Desarrollo Personal del Reino Unido) comenta las definiciones de coaching de la siguiente manera:

El término coaching ha terminado significando muchas actividades diferentes. El uso precoz en el mundo de los negocios tiene con frecuencia una connotación de recuperación – la gente recibió coaching porque sufrían de un bajo rendimiento o su comportamiento no era satisfactorio. Hoy en día, coaching es más general y se plantea como un medio para desarrollar a las personas dentro de una organización a fin de que tengan un funcionamiento más eficaz y puedan alcanzar su potencial.

En SuperCoaching, Graham Alexander, padre del modelo GROW, define el coaching como:

Un proceso que permite aumentar el rendimiento, el desarrollo y llevar algo a cabo.

Por lo tanto, el Coaching es una modalidad de apoyo que se centra en la búsqueda de recursos y la activación e identificación de cuestiones y aclaraciones, llevada a cabo a través de una relación de uno a uno relación que promueve, fomenta o facilita un mejor desempeño. Hay que tener en cuenta que “cuestiones” no implica necesariamente “problemas”. Siguiendo con la definición de Alexander, el coaching maximiza el rendimiento, el desarrollo y el cumplimiento mediante la consecución de resultados medibles alienados con las necesidades del negocio explícito.

Fundamentalmente, el coaching es un proceso de acompañamiento que mediante un conjunto de técnicas, ayuda y apoya a todas aquellas personas que deseen o necesiten desarrollarse en el terreno personal y profesional. Cualquier proceso de coaching hace que la persona identifique las necesidades de mejora para descubrir y planificar su futuro mejor, al tiempo que potencia sus propios recursos y crea estrategias que le ayudan en el logro de sus objetivos y metas.

En esencia, para mí, el coaching es CAMBIO. Y ese cambio lleva que las cosas mejoren. Como mejora una hoja de papel cuando se utiliza para escribir el futuro.

¿QUÉ ES UNA METÁFORA?

La metáfora se origina con las palabras griegas “meta” y “pherien” y literalmente significa “trasladar” o transferencia, es decir, “llevar más allá”.

Aristóteles definió la metáfora como una comparación entre entidades en apariencia diferentes. También decía que las metáforas nos hablan del poder de la mente para crear pensamientos generadores de amplias posibilidades.

De la misma manera que definimos el coaching como el vehículo que transporta a las personas de donde están a donde quieren ir, con la metáfora transportamos el significado de la inconsciencia a la conciencia.

Freud afirmaba que el pensamiento en imágenes se encontraba más cerca del inconsciente que el pensamiento en palabras. En la corriente psicológica del constructivismo se entiende que cada persona posee su propia realidad y, por tanto, no existen realidades más reales que otras. La realidad se confunde con las gafas de quien la mira. Por consiguiente, las metáforas que cada uno de nosotros empleamos para definir el mundo son nuestra forma de filtrar la realidad o, dicho de otra forma, constituyen nuestra propia realidad (Herminia Gomá).

Como se defiende en el blog de innov–arte, la metáfora “trata de llevar la palabra de un sentido concreto a un significado abstracto o simbólico. Normalmente se hace una comparación entre dos cosas que aparentemente no tienen relación. Es una manera de expresar una situación por otra para que la mente consciente e inconsciente entienda la asociación entre ellas. En la metáfora debe existir algún rasgo en común que ligue una situación con otra, para ser más efectiva y menos agresiva en su forma de expresión.”

Para complementar esta idea, yo opino que realmente todo es “metaforable”, es decir, se puede hacer una metáfora de cualquier cosa, aunque no lo parezca. Como veremos más adelante, y debido a mi trabajo con ellas, las metáforas son igual de poderosas, o incluso más, cuando los elementos que la componen no tienen rasgos en común entre ellos a primera vista. Es muy interesante comprobar cómo la creatividad de todas las personas se desarrolla cuando les fuerzas a describir metafóricamente algo con una o varias imágenes que no tienen relación. Nuestro cerebro es tan mágico que tarde o temprano te ofrece la respuesta. El problema es que no practicamos esta habilidad lo suficiente.

El diccionario nos dice que una metáfora es una figura retórica de pensamiento que usamos cuando describimos una cosa en términos de otra, y, por lo tanto, un recurso literario común. Sin embargo, en el caso que nos ocupa, la metáfora es mucho más que una forma de ser descriptiva o poética.

No usaremos tanto la metáfora en la narración o el sentido poético, ni nos interesa su uso en fábulas o cuentos morales, aunque algunos propongan utilizar cuentos con quienes están en un proceso de cambio. Lo que hace que la metáfora sea tan significativa es que se trata de un mecanismo fundamental de nuestra mente vinculado estrechamente con nuestros procesos inconscientes. ¿Por qué? Porque podemos comunicar una gran cantidad de información a través del uso de la metáfora.

Por ejemplo, en un determinado momento de la serie de televisión Frasier, Niles, el hermano del protagonista, está casado pero siente una fuerte atracción por Daphne, la cuidadora de Martin, el padre de Niles. Martin advierte a Niles de que su atención desmesurada hacia Daphne le va a causar problemas con su esposa:

“Te estoy avisando, Niles. Estás metiendo tu tenedor en la tostadora.”

Niles, elegantemente, resume sus sentimientos y la frustración que tiene cuando responde:

“Bueno, es que mi bollo se ha atascado.”

Cuando te das cuenta de la metáfora que alguien usa para describirse a sí mismo, el mundo o cualquier situación, y luego utilizas la misma metáfora, puede ser muy eficaz como parte de una intervención.

George Lakoff, en Las metáforas por las que vivimos, expone que

En nuestra cultura, hay un modelo profundamente popular e influyente según el cual se supone que la gente debe tener un propósito en la vida, y si no lo tienes, tienes un problema. Si no tienes un propósito, se te considera ‘perdido’, ‘sin dirección’, ‘sin saber qué camino coger’. Tener un propósito en tu vida te da ‘metas que alcanzar’ y te obliga a trazar un plan o una ruta para alcanzar esas metas, para ver qué metas intermedias que tendrías que alcanzar para llegar allí, para contemplar lo que podría estar bloqueando tu camino, cómo sobrepasar y esquivar obstáculos, y así sucesivamente.

La metáfora del “viaje” o “camino” es la forma en que describimos de forma natural la vida y cualquier actividad cargada de sentido. Es tan común en nuestro lenguaje y pensamiento que a menudo pasa desapercibida. Ocurre lo mismo con expresiones como:

“Esto es una cruz en mi vida”,

“Es como una fuente que me desborda”,

“Ha sido una montaña de trabajo”,

“Estoy en un agujero…”

“Me sienta como un guante”…

Son imágenes de todos los días. Como puedes ver por las expresiones cotidianas, se relacionan con objetos universales que tienen un significado mucho más profundo, como comprobarás más adelante. Expresiones como las expuestas tienen todos los significados apropiados para relacionarlos con metáforas más profundas que conseguirán que puedas comunicarte con tu subconsciente y el de los demás.

CÓMO FUNCIONA LA METÁFORA

Fundamentalmente, una metáfora no debe ni puede representar todos los aspectos de lo que describe, de lo contrario sería esa cosa. Las metáforas, por su propia naturaleza:

Destacan determinados aspectos del origen o fuente de la idea,

Ocultan otros aspectos,

Como consecuencia de ello una metáfora llamar su atención sobre un aspecto particular de lo que se describe.

Por ejemplo, la metáfora de que un negocio “es la guerra” centra su atención en la competencia, no en el cliente.

Fernando Rivas Marín expone que “el lenguaje simbólico de cualquier narración accede a quienes somos y a nuestra perspectiva del mundo, proporcionando aprendizaje. Actúa sobre nuestro subconsciente de una forma mucho más potenciadora que cualquier sugerencia o consejo, y moviliza nuestra capacidad creativa en la búsqueda interior de nuevas opciones”.

En la misma medida, el Centro de Psicología Integral concluye que la metáfora o el lenguaje metafórico en general, accede a la estructura más profunda del individuo, el espacio en el que se generan las respuestas más óptimas para resolver las situaciones problemáticas. Desde ahí, dejamos al inconsciente trabajar creativamente. El lenguaje metafórico entonces es como la cirugía de la mente, porque usando las metáforas una persona puede quitar, poner o modificar sus propias creencias, emociones, recuerdos, comportamientos, etc.

Sabida es la correlación entre ondas–frecuencias cerebrales y Estados de conciencia e inconsciencia. La metáfora navega entre ambos mares, dado que el lenguaje metafórico trabaja con múltiples realidades que estimulan al oyente en sus distintos niveles perceptivos. Mientras la mente consciente procesa el contenido de la historia, el inconsciente recibe los mensajes encajados –ocultos dentro de esa historia o metáfora. La metáfora tiene que ver con el lenguaje sensorial y analógico más vinculado al inconsciente versos el lenguaje conceptual que es más lógico, racional y analítico.

Por lo tanto, y de hecho, una manera exquisita y natural de facilitar cambios y transformaciones en las personas es a través de las Metáforas. Las Metáforas son la voz y el lenguaje del inconsciente. Sus aplicaciones (metáforas, historias, cuentos, visualizaciones, lenguaje analógico…) son diversas y conviene recordar que traspasan los limites de lo lógico, racional, los dominios del consciente; Siempre que se “entreguen” adecuadamente. Y lo hace sin crear resistencias, de forma sutil, amigable y creativa. Y… observa que… la mayor parte de tu vida esta determinada de forma inconsciente. (http://psicologiacpi.com/metaforas–y–pnl/)

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LAS METÁFORAS

En este respecto, estoy completamente de acuerdo con Jorge Salinas, cuando expone lo siguiente:

Las metáforas y el pensamiento metafórico constituyen uno de los recursos más creativos y poderoso que como seres humanos utilizamos a la hora de explorar, conocer y dar sentido al mundo que nos rodea. Y esto es así, porque es una excelente herramienta de simplificación que nos permite entender aspectos de la realidad en términos de nuestros conocimientos previos y/o nuestras propias necesidades.

Eso es algo fundamental para Salinas porque “necesitamos saber y comprender el mundo para poder hacer cosas y así dar cobertura a nuestras necesidades, es por este hecho, que hemos ido utilizando y desarrollando a lo largo de nuestra evolución el pensamiento metafórico para entender y explicar cosas a priori desconocidas para nosotros. Como cualquier herramienta, también tiene sus peligros, al condicionarnos a una manera de entender un fenómeno que no necesariamente se ajusta a la ‘realidad’. La simplificación que establecemos inconscientemente, puede hacer que confundamos la descripción metafórica de algo con la descripción de lo que realmente es, pudiendo limitar y/o reducir innecesariamente los límites de nuestro mundo.”

Con respecto a esta idea, ¿recuerdas las frases que he mencionado en el apartado anterior? Frases del estilo de “estoy en una encrucijada en mi vida”, “esto es un callejón sin salida” o “al oírlo me he quedado helado”. Todos alguna vez hemos escuchado expresiones parecidas y quizás nosotros mismos también las utilizamos. Seguro que quien las dice lo hace sin pensar realmente lo que dice, como un mantra que le ayuda a expresar una realidad que lo más seguro es que no sea tan extrema. Por eso hay que tener cuidado con ese tipo de sentencias metafóricas que en lugar de potenciar posibilidades lo que hacen es limitarlas.

Como explica Salinas, cuando oigas a alguien decir algo así, no debe pasarte inadvertido, pues son una excelente pista de cómo la persona está representando internamente un determinado problema o situación y nos ofrece las llaves para poder intervenir a través de ellas en términos de su “propio mundo”.

DIFERENCIA ENTRE SÍMBOLO Y METÁFORA

Un símbolo es un tipo especial de metáfora porque es un icono, algo abstracto e incluso espiritual, mientras que la metáfora es una palabra, una representación que lleva a otra, y que la sustituye. Tal y como utilicé en EL GRAN JUEGO DEL COACHING, el ejemplo perfecto de símbolo es una señal de tráfico: no es una imagen de nada en particular pero representa órdenes y circunstancias. Lo mismo ocurre con los dibujos que utilizamos para representar el tiempo atmosférico, los emoticonos del Whatsapp o su origen, la sonrisa internacional, el Smiley…

Los símbolos funcionan a un nivel profundo y nos permiten codificar y comunicar conceptos y mensajes complejos con rapidez y eficacia. El conjunto de símbolos que utilizamos a diario son una parte muy importante de nuestra experiencia cotidiana que existe fuera de nuestra conciencia la mayor parte del tiempo. Los vemos, respondemos y reaccionamos a ellos sin realmente les da ningún pensamiento más que eso. Incluso si no sabes conducir por ejemplo o no ves una interpretación inmediata de algún icono, aún así mantienen las asociaciones apropiadas.