Aventura sobre ruedas con Ana Lucia B1-B2 - Agnieszka Wiśniewska - ebook
PROMOCJA

Aventura sobre ruedas con Ana Lucia B1-B2 ebook

Agnieszka Wiśniewska.

0,0
29,00 zł
24,76 zł

lub
Opis

Rozwijaj wszystkie umiejętności związane z posługiwaniem się językiem hiszpańskim. Poznawaj nie tylko nowe słownictwo hiszpańskie, sformułowania i reguły gramatyczne, ale przede wszystkim ucz się poprawnie wykorzystywać je w codziennej komunikacji i różnorodnych kontekstach.

W tej części Ana zmuszona jest do zmiany samochodu, rozważa i testuje samochód elektryczny.

Jedzie w podróż  z przyjaciółmi. Gdzie? - zobaczycie sami!

NIVEL   B1 - B2 

Ebooka przeczytasz w aplikacjach Legimi lub dowolnej aplikacji obsługującej format:

EPUB
MOBI

Liczba stron: 99

Oceny
0,0
0
0
0
0
0



Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

www.ana-lucia.pl

Página 1

Aventura sobre ruedas con

Ana Lucía

NIVEL B1-B2

AVENTURA ESPANA SP. Z O.O.

EDICIÓN PRIMERA

Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

www.ana-lucia.pl

Página 2

Título: Una Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

Autor: Agnieszka Wiśniewska

Consulta de lenguaje: Tomasz Wiśniewski,

Jessica Rubiño Piechula

Corrección de lenguaje: Agnieszka Wadas

Diseño de la cubierta: Magdalena Łozińska

Ilustraciones: Magdalena Łozińska

Editorial: Aventura España sp. Z o.o.

© COPYRIGHT BY AVENTURA ESPAÑA

ZAWIERCIE

Primera edición: 2017

Impreso en Polonia

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación debe ser reproducida,

almacenada en algún sistema de recuperación de datos o transmitida en cualquier forma o

mediante cualquier medio eléctrico, mecánico, fotocopia, grabación u otros medios, sin el

permiso escrito previo del editor.

EDITOR: AVENTURA ESPAÑA SP. Z O.O.

Venta y envío:

AVENTURA ESPAÑA SP. Z O.O. 42-400 Zawiercie;

ul. Powstańców Śląskich 12/59 Polonia

tel: +48 724-096-492

e-mail:[email protected]

www.ana-lucia.pl

ISBN 978-83-947127-1-6

Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

www.ana-lucia.pl

Página 3

Autora

Agnieszka Wiśniewska, mujer de treinta años y pico; lectora de español en unas cuantas

escuelas de idiomas, que desde hace muchos años da clases individuales a todos

aficionados de lengua de Cervantes. Lo curioso es que nunca ha graduado de Filología

Hispánica.

Ha aprendido español a través de su familia más cercana que emigró a España. Gracias a

viajes regulares y el contacto constante con el lenguaje hablado Wiśniewska no sólo ha

dominado español, sino que también estaba penetrada de su ambiente; conoció los

intríngulis de sus costumbres y toda la riqueza cultural. Por medio de estas experiencias,

aprobó el bachillerato de español así como el examen DELE.

Sus primeras clases de español daba durante los estudios en la Universidad Jagieloński en

Cracovia, lo que con el paso de diez años fructificó en creación de su propio estilo de

enseñanza. La autora ha elaborado un método gracias al cual todos los estudiantes

(incluso los más resistentes) pueden aprender y usar el lenguaje de forma muy natural.

Las lecciones siempre se basan en mucha práctica y mínima gramática. Gracias a

numerosos éxitos de Agnieszka surgió la idea de crear una serie de libros “Ana Lucía” que

utiliza su innovadora manera de enseñar.

Las aventuras de la protagonista están descritas con el humor y se entienden fácilmente,

para que los lectores de estos libros aprendan con rapidez y comuniquen pronto en

español.

Desde autora:

Para mí como profesora, la parte más difícil de preparar las clases ha sido encontrar los

materiales adecuados para hacer las conversaciones sobre un tema concreto. Faltan

materiales didácticos en español que utilizan el vocabulario usual de un campo temático,

condensado en un texto accesible. Tengo la esperanza que las aventuras de Ana Lucía se

conviertan en una lectura agradable para los estudiantes de español, y en valiosa colección

didáctica para los profesores.

Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

www.ana-lucia.pl

Página 4

Índice

Vocabulario del coche

42

Exterior

42

Interior

42

Gramática

43

Verbos con preposiciones mas comunes:

43

Actividades de preposiciones

44

Modo subjuntivo

45

Presente de subjuntivo

45

Pretérito perfecto de subjuntivo

46

Pretérito imperfecto de subjuntivo

46

Pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo

46

Usos de subjuntivo

47

Verbos que exigen subjuntivo en la subordinada

47

Con determinados adverbios

48

Expresiones para valorar

48

Expresiones para dar opiniones

49

En frases de relativo

49

Indicadores de que algo es desconocido

49

Tras determinadas conjunciones que siempre exigen subjuntivo

50

Conjunciones con subjuntivo o infinitivo dependiendo de los sujetos

50

Conjunciones con subjuntivo o indicativo dependiendo del significado

51

Conjunciones (temporales) con subjuntivo o indicativo dependiendo del tiempo

51

Algunas estructuras fijas con subjuntivo

52

Correspondencias temporales con las subordinadas en subjuntivo

52

Actividades

53

Soluciones:

62

Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

www.ana-lucia.pl

Página 5

Ana Lucía está actualmente en Polonia, recientemente ha sufrido un cambio radical en

su vida, ha vendido su casa de Málaga y con la venta se ha comprado un piso en Cracovia,

en definitiva ha hecho un negocio redondo.1 Desde que Ana emprendió este viaje ha hecho

muchos amigos2, los mejores son Marvín, su novia Victoria y Pablo el vecino de Ana.

Actualmente está dando clases en una escuela de idiomas y clases particulares.

Anatiene un coche Diésel, lo compró así porque suele hacer muchos kilómetros, ya sea

para ir a trabajar, para viajar y otros usos. Los coches Diésel son buenos cuando tienes que

hacer viajes largos ya que en ciudad contaminan mucho, en cambio en ciudad es mejor

tener un coche a gas o uno a gasolina.

El último viaje que hizo con este coche fue cuando ella vivía en España y decidió irse a

Polonia y por el camino conoció a Marvín.

Antes de hacer el viaje a Polonia Ana leyó que si se iba a hacer un trayecto de estas

distancias, lo mejor era hacer una revisión en profundidad en manos de un mecánico, de

este modo evitar problemas durante el viaje y que todos los niveles de aceite,

anticongelante, líquido limpiaparabrisas, líquido de frenos estén correctos y en buenas

condiciones.

Pero con los nervios del viaje y las ganas de llegar ya al destino, se olvidó. Por suerte

durante el viaje no tuvo ningún problema con el coche así que Marvín y Ana llegaron bien

a casa de su amiga Victoria.

Ya en Polonia, Ana casi instalada en el nuevo piso, decide visitar a Marvín que vive en casa

de Victoria, porque desde hace bien poco son pareja.

Ana llama a la puerta y Marvín le abre medio dormido y despeinado, porque justo en ese

momento se acababa de despertar.

Marvín: ¡Hombre Ana! ¿Qué haces tú aquí? No te esperaba a estas horas de la mañana.

Ana:Buenos días Marvín, por lo que veo ya no te acuerdas de que habíamos quedado

temprano para aprovechar el día y hacer una excursión por la ciudad, pero bueno no pasa

nada, si quieres podemos desayunar juntos.

Por cierto, ¿qué tal has dormido?

Marvín: Uff que desastre desde que llegué a Polonia voy muy despistado y no sé ni

siquiera qué hora es, pero bueno … ya estás aquí. Por cierto he dormido fatal aún no me

acabo de acostumbrar a la cama ni tampoco al nuevo piso, pero poco a poco ¿y tú?

1 Hacer un negocio redondo -negocio muyventajosoyquesaleamedidade deseo.

2 Hacer amigos - comenzarunarelaciónamistosa.

Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

www.ana-lucia.pl

Página 6

Ana: Jeje, yo me acostumbro rápido a todo. Mira, quería proponerte hacer una visita a

Cracovia un poco diferente.

Podemos ir en coche al centro y ahí visitar la Catedral de Wawel, el castillo de Wawel y

recorrer los pequeños callejones de la ciudad, que prometen ser bastante interesantes.

Marvín: ¡Me parece una idea genial! Pero Ana yo no quiero ir en coche ¿cabe la

posibilidad de que podamos ir en transporte público? así también podemos ver como es

Cracovia desde el autobús, o por ejemplo coger el tranvía que me hace especial ilusión ya

que en España no es muy popular.

Ana: Hombre pues claro que sí, pero debemos salir lo antes posible ya que ayer en la

televisión dieron la previsión del tiempo y dicen que se esperan chubascos dentro de unas

horas, así que hay que llevarse un paraguas y una chaqueta impermeable.

Marvín: ¡Ohh! ¡Qué bien! Tenía muchas ganas de conocer la ciudad y viajar en

transporte público, que ahí nunca se sabe que uno se puede encontrar.

Por ejemplo en Barcelona en el Metro es muy divertido e interesante encontrarse con los

músicos y artistas, que se sitúan en las esquinas de los pasillos del metro y algunos la

verdad es que merece la pena hasta de darles dinero de lo buenos que son.

Ana: Bueno como quieras, yo encantada pero si al final algún día queremos salir de la

ciudad vamos en coche que es más cómodo.

Marvín: Sí, no hay problema, por cierto ¿qué es lo que te gustaría ir a visitar primero?

Ana: Bueno, lo primero que debemos hacer es desayunar y tú debes vestirte de una vez

que con el pijama yo no salgo contigo y ¡menos aún con ese pelo de bruja!

Marvín: Ya voy, ya voy, eres un poco impaciente. Prepara tú algo de desayunar y yo me

voy a vestir.

Ana: Sí, claro, ahora mismo preparo algo, te da igual que prepare ¿no?

Marvín: Sí, a mí me da igual, pero el café que no falte.

Después de desayunar ambos miraron el mapa del transporte púbico de Cracovia para

saber que ruta deben coger para llegar al Castillo de Wawel.

Una vez decidido y apuntados los horarios de los autobuses, de los tranvías y toda la

información necesaria se dispusieron a comprar los billetes para ambos.

Pero algo inesperado hace que cambien los planes…

Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

www.ana-lucia.pl

Página 7

Marvín: Gracias Ana por pagar el billete e invitarme, después cuándo vayamos a buscar a

Victoria y vayamos a comer te invito a algo bien rico.

Ana: No te preocupes, al final he comprado el billete de todo el día para cinco personas

que sale más barato que comprar uno individual de todo el día. Ahora dentro de diez

minutos viene el tranvía, que nos lleva directamente a la Catedral de Wawel.

Marvín: Pero no íbamos a ir primero al Castillo de Wawel.

Ana: No, al final iremos primero a la Catedral porque he leído por internet que la entrada

a la Catedral es gratuita hasta las once de la mañana.

Marvín: Bueno, si es gratis mejor para nosotros, algo de dinero que nos ahorramos.

Después de unos minutos, se acerca el tranvía a la estación.

Marvín: Ana prepara el billete que ya está aquí el tranvía.

Ana: Sí, voy. Espera dónde lo he metido, pero si lo he dejado dentro del bolso, en el

bolsillo pequeño, estoy casi segura.

Marvín: Mira dentro de la cartera a ver si lo has metido dentro junto con el dinero.

Ana: A pues puede ser, espera.

Marvín, que no encuentro la cartera creo que me la han robado, esto es un desastre yo me

quiero morir y ahora ¿qué hago? seguro que algún gilipollas se la ha llevado.

Marvín: Tranquila, ante todo tienes que guardar la calma, que si no, no puedes pensar

con claridad, dime dónde la tenías por última vez.

Ana: La madre que parió al hijo de la gran p… este, será cabrón con todas las letras de la

palabra, como encuentre al ladrón lo mato.

Marvín: Ana por favor tranquilízate, que yo recuerde jamás te he visto así.

Mira la última vez que te vi con la cartera estabas pagando los billetes, nos podemos

acercar a la taquilla y preguntar si la han encontrado ahí o no ¿qué te parece?

Aventura sobre ruedas con Ana Lucía

www.ana-lucia.pl

Página 8

Ana: ¡Ufff! Déjame un momento que respire Marvín que estoy muy nerviosa.

Bueno vale, lo siento, me he puesto como una moto3, es que ahí llevo todos los

documentos, es como mi vida.

Pero tienes razón voy a tranquilizarme. Vamos a ver si está en la taquilla.

Los dos al final se dirigieron a la taquilla, cuando de pronto una voz masculina y muy

grave desde el otro lado de las vías les intentaba llamar la atención4 con gritos y con los

brazos levantados intentaba que Ana y Marvín lo vieran. Pero sin suerte.

Al final llegaron a las taquillas y le preguntaron a la dependienta si había visto por

casualidad la cartera de Ana, pero ella negó con la cabeza y les pidió disculpas.

3 ponerse como una moto - para referirse a aquello cuando alguien se encuentra; en estado de gran excitación o es muy

activo y acelerado.

4 llamar la atención - asombrar o despertar el interés y curiosidad de alguien.